“Baroja, pretexto para secuestro y ostracismo”

Lamento haber olvidado el apoyo que en su día me dio Juan Pedro Quiñonero, escritor a quien he admirado desde que leí Pío Baroja, surrealismo, terror y transgresión (1974) y haber sido injusto con él por cuenta de otras guerras.

Baroja, pretexto para secuestro y ostracismo, Juan Pedro Quiñonero en su blog “Una temporada en el infierno”
enero 16, 2007 5 comentarios

¿Alguien puede dudar que Miguel Sánchez Ostiz es uno de nuestros mejores especialistas en Pío Baroja? Su último libro me pareció, hace meses, un documento de muy primera importancia: Baroja, del folletín al surrealismo, pasando por la CNT / FAI. A raíz de aquella lectura, Miguel tuvo la amabilidad de contarme por lo menudo, con algunas reservas mutuas, la penosa historia de la existencia ¡todavía! de material inédito de Baroja.

Cuando leo, divertido, intrigado y seducido, su nueva novela, La calavera de Robinson (Alga/Alberdania) me llegan lamentables ecos de la inconfesable persecución de la que es víctima: ha sido vetado / excluido de un próximo congreso barojiano internacional que debe celebrarse en Navarra, dirigido por Ramón Tamames, víctima, Miguel, del ostracismo impuesto con férreos y oscuros modales ¿por la familia Baroja? ¿por el gobierno navarro?

¿Cuántas veces he dicho aquí y allá que buena parte de la cultura española está controlada y manipulada por sectas mafiosas..?

Comentarios

Gregorio Luri dice
enero 17, 2007 at 2:12 pm
Lamentablemente Sánchez Ostiz es demasiado grande para ahorrarse algunas mezquindades forales. Es inútil, por ejemplo, buscar su firma en el Diario de Navarra ¿Cómo puede organizarse un congreso barojiano en Navarra sin él? ¿Es que los organizadores no son conscientes de lo que pesará su ausencia?
Espero que, al menos, ocupe un lugar preeminente en ese congreso ese sentido y meticuloso barojiano que es Fernando Pérez Ollo. Lo es tanto que incluso cada verano va a dormir a la cama de Baroja en Vera. Me imagino que como parte de un proceso incubatorio iniciático para ponerse en contacto con el maestro.
Pero: ¿Qué demonios hace ahí Tamames?

Gregorio Luri dice
enero 19, 2007 at 1:57 pm
Para ser justos: Me aseguran que el padre de Ramón Tamames fue el médico de cabecera de don Pío. Y mi informante añade que Ramón Tamames quiso desde siempre emular al paterno paciente.

JP Quiñonero dice
enero 19, 2007 at 2:48 pm
Gregorio,
Tu buena información y finura de análisis dan a la cosa su perfil más completo. Si la memoria no me falla, las ambiciones novelescas de Tamames (hijo) fueron recompensadas con el majestuoso cheque e inmediata celebridad de un premio bastante más que millonario. ¡Así da gusto..!

Q.-

Gregorio Luri dice
enero 22, 2007 at 7:42 pm
Últimas noticias sobre el congreso barojiano en Navarra:
1) Tendrá lugar en el Museo de Navarra
2 ) Hoy, a medio día, a Pio Caro Baroja nadie le había informado sobre la cosa.
3) Junto al congreso habrá una exposición que -parece- tiene por comisarios a Tamames y José Luis Gutierrez
4) Parece, también, que uno de los ponentes es Jimenez los Santos.
Cosas veredes…

JP Quiñonero dice
enero 22, 2007 at 7:49 pm
Gregorio,
Matices preciosos..